sábado, 31 de octubre de 2009

EGO

Fictonemas son logismos
societisturados represomeros
isotales,
infrahando, sobrehando.
menciatura del oiodes
y creasis dictoa.
sis ciomano tropiame
YO-AR

ERO-ISMO

Una noche plagada de procedimientos.
El gato blanco cruza,
persistente prudencia.
Eco de flautas
y una linea que cae,
sombrea al gato.
Y una linea que salta de la ventana,
sospechas,
vibrato en contra alto.
Procedimientos plagados de noche.

viernes, 23 de octubre de 2009

CELOS.............................(2007)

Esta es otra de esas ocasiones en que un hombre reclama de la luna ser confidente y no su amante.
Y si algo esta claro es que los celos inundan la noche cuando las mujeres intentan robar el amor de aquellos que deforman las estrellas cada vez que se paran bajo un poste de luz.

-Estoy seguro que hoy me escuchas en exclusiva, sin cita ni previo aviso. Como te haz de divertir al ver mi orgullo roto en pedazos. Pero ya sabias que me verías aquí y me lo hiciste saber desde esa noche en que desapareciste temprano tras un cúmulo de nubes. Que ingenuo fui al pensar que corriste al verla llegar.

Y, es que no siempre una mujer se ve tan hermosa, creeme, aun no descubro porque todo el mundo parecía tan opaco y ella tan radiante. Dudo que hubiera sido por los tragos que tome pues no fueron muchos ni muy fuertes. Que embrujo tan terrible fue abrazarla, juro que desde ese momento no pude pensar más que en tomar su mano y procurar saborear sus labios bonitos.

Inunde los pasos humedecidos por la lluvia temprana de caricias y palabras. Así es, esa noche quise bautizar sus huellas, que ingenuo fue nombrar si ya tenia nombre. Recuerdo que bajo la lluvia volví a esa tierna infancia de dulces que embellecen la realidad antes de decir hasta pronto.

Así fue esa noche, nada mas, nada menos. Horas que puedo contar en segundos por haber sido pocos los que puedo recordar…

Dilo, dilo de una vez. Como es que siendo la mas promiscua entre los poetas, me reclamas para tu uso exclusivo. No te basta ya tener lobos que lloran tu pasar. Que te importa otro más que se trata de caminar de la mano. No me pudiste ignorar, te fue imposible. ¿Y para que?, si te pierdes entre las estrellas revueltas cada vez que te encariñas con los ojos de un durmiente. Eres cruel, muy cruel cuando te luces repartiendo flechas, si supieras que flecha escoger para los que pierden la razón. Pero te tartamudea el pulso por tanto capricho.

Ya basta, ya lo dije, ya acabo y estoy nuevamente sentado mientras me miras sin decir nada.

Domino....................................................(2007)


Un café en la mesa no paro de dar vueltas durante la conversación, pero eso si, una caja de cigarros se desvaneció lentamente y de dos en dos. Cuantas historias escucho el cenicero hasta saciarse. Fueron demasiadas las palabras esa tarde, pero como en los filmes mudos nuestras conversaciones son pura mímica.


No se si lo recuerdes pero aquel día te emocionaba la cercanía de tu cumpleaños. Jugaste con tu cabello, con los anillos con los aretes, con la cartera, con los cigarrillos, con el café. Con tus dientes, con las palabras con tus ojos, con tus manos, con la realidad, con la ficción, con el espejo, con todo jugaste.

Que manía la de jugar, desbaratar el rompecabezas y revolverlo antes de querer mostrarlo. Tantos secretos guardaste que se convirtieron en silencios. Pero nunca me sacie de mirarte sin parpadear, viste que triste es la lucha de esperar quien ríe primero.

Esa tarde también quisiste jugar, esa tarde aun no sabia que era tener las manos frías cuando besaban tus labios bonitos. Esa tarde te despediste dejando entre mis manos un poco de ti para evitar que te olvidara. Mientras que olvidabas donde dejaste esa parte de ti.

Y ahora, jugamos de otra forma, tu cuentas los días, yo los veo pasar, los diaz se ríen mientras tu y yo esperamos salir a correr. No me olvides.

martes, 20 de octubre de 2009

Crónicas de mis odiseas diarias 2006



Acto primero
Escena primera

No puedo creer como nos acostumbramos a morir lentamente.
Un escalofrió recorre mi espalda, son las seis y veinte minutos de la mañana, salgo de mi casa apurado por cumplir con el horario y estoy en alguna parte de una Gran avenida.
Veo la jungla gris hasta donde alcanza la vista, espero en el andén junto con diez o quince personas más a ese gigante que me ayudara a atravesar la ciudad.
Mi primer reto es la búsqueda, encontrar entre un río revuelto a ese que espero y que sabré ver por su pechera y escudo. Es una larga cruzada contra los monstruos de acero, ellos expelen bocanadas espeluznantes de humo, a la vez gritos ensordecedores. Sus frentes procuran cegarme con sus lumbres faroles, lo único que puedo hacer es protegerme entre mi armadura, y llenarme de paciencia.
El tiempo transcurre acelerado, siento el rostro duro y envejecido.

El cielo aun esta un poco oscuro pero los rayos del sol luchan contra el caparazón de smock que se posa sobre los robles de cemento. El gigante se detiene a unos metros de mí, en su interior decolorados rostros cuelgan entre sueño y preocupaciones, pero la providencia ha sabido recompensar mi lucha y monto la bestia que me encamina.
Una ventana me separa del paisaje. Y sin necesidad de esperar a que se abriera el telón comienza el espectáculo. Es una hermosa tragedia, paro me confunde la viveza de algunas marionetas. Afuera las ruedas del gigante batallan con el pavimento y en momentos parecen desfallecer.

De pronto aparece un duende montado en una carroza halada por un huesudo corcel, humea algo de tranquilidad me ve, dobla en la esquina y se va.. Tras él estaban los intestinos de la ciudad, un poco de la vid del hombre que corre por un estrecho canal, no parece liquido, pero no es sólido, alguna vez fue agua, hoy se torna café e infecto.

Ruego y los dioses atienden, porque ahora estoy en otra parte, guiado por el gigante pero lejos de las efigies. El bosque toma un poco de color, los muros en esta parte son de un tono naranja, que da un poco de esperanza. El gigante se detiene y debo decirle hasta pronto. Nuevamente toco tierra, mientras me conforto viendo como desaparece la luna.

Creo que aprendí a olvidar muy bien, porque antes de volver a ver la luna no pensé en el regreso. La oscuridad se hace cómplice de los crímenes de la noche, y entre ellos llego a la emboscada que me espera. El bosque ha fraguado una trampa y mi ingenio distraído con todo el fulgor de las luces que cuelgan de las grandes tapias, invitándome un trago de euforias.
Mi mundo, un canal insecto que cruza lentamente entre campos de estatuas y cavernas. Muchos han desfallecido. Algunos se acostumbraron al mundo gris y algunos hasta lo aman.

lunes, 19 de octubre de 2009

CONSIDERACION

En este momento no soy capaz de dar cuenta de mis emociones exaltadas y
probablemente esto tenga algún efecto sobre mi producción
de obra.

Quiero salvar por ello algunas cosas de mi pasado que se han quedado en
intimidad y ponerlas a consideración, antes de borrar todas aquellas que han hecho parte de un aprendizaje, pero que por su impotencia no tienen el beneficio de la duda.

miércoles, 7 de octubre de 2009

AEDES AEQUIP OPULA RISZURDUS



(…) Somos un pueblo trabajador

Explotado por este sistema

De mierda

Que se alimenta de nuestra sangre

Nuestro sudor.

Por esto

Nuestras luchas restituirán

A las masas populares

Devolviéndonos el poder (…)

COLUMBINA CRONOLOSA



Funcionalmente
Las palomas,
somos un ejemplo de sociedad;
con eterna preocupación
por el tiempo.

galtó

viernes, 28 de agosto de 2009

No se puede decir A.

(...).Si bien puede ser un juego, ¡no lo es!, es un ejercicio que exige de-construir el orden común de expresión. Este intento puede conmover los procesos de locución e incluso destruir el entendimiento del mundo como lo conocemos. Proceder según este criterio, nos propone primero discurrir un medio y luego eludir los errores epistemológicos de costumbre.
Eludir un signo lingüístico de primer orden como este, envuelve un riguroso procedimiento de dicción, que exige el uso de sinónimos lógicos y escribir con ingenio consciente. Producir con un reducido número de preposiciones y conectores es un reto, no excederse en el uso de verbos y nombres propios, requiere control sobre el texto. Otro de los límites en este ejercicio es el género, pues el contenido reduce su voz femenil.
Dentro de un producto con este procedimiento se debe huir de cuestiones que constituyen hechos frecuentes del hombre: lo político, económico y lo histórico de instituciones en occidente. No porque imposibilite el proceso del producto, sino porque, existen menos limites de este modo. Concierne entonces un texto de reflexión, critico, de estilo y no de contenido, (...)

En conclusión, todo se reduce como juego si se ve con ojos de lector.


G_ltó

miércoles, 19 de agosto de 2009

II



  1. SE ROMPIO
  2. COMO LOS TRIANGULOS
  3. MIRO PROFUNDO
  4. EN EL CENTRO
  5. ATRAPADO

domingo, 9 de agosto de 2009

I



  1. EL FONDO BLANCO
  2. LAS PAREDEZ AZULES
  3. CAER A LA DERECHA
  4. DOBLE ESPACIO
  5. Y EN MAYUSCULA

jueves, 28 de mayo de 2009

EL COMPADRE

“Mirar los espejos era una fortuna de narciso que se pierde al encontrar los velos necesarios para desconocer el reflejo. La señora Rodríguez siempre lo decía con sus palabronas de vejes campirana al enfrentarse año a año en la visita navideña con los comentarios inocentes de sus nietos que con la vida de campo ninguna relación llegaron a tener. Sus nueve hijos se daban cita cada diciembre para recordarse como la prole de algún fulano bebedor asiduo de cerveza que cosecho verduras hasta hacerse viejo en un terrenito olvidado y destruido por un rumor”.

Este será sin duda un párrafo memorable para todo aquel que desee revisar los paisajes de un pueblo que si bien ya no se cuenta como parte de la geografía demográfica, se resiste a padecer de olvido a fuerza de ser el cadáver parlante mejor conservado por la memoria de los misioneros de la iglesia católica y por su memorable poesía nunca publicada. Aunque los documentos escasos son fidedignos; ciento dieciséis páginas manuscritas por María Aurora Rincón compilan el desarrollo poético de su vida hasta la edad de cincuenta y tres años, además de dos bitácoras elaboradas para el archivo bibliotecario de un proyecto universitario misionero, orientado por los lineamientos carismáticos jesuitas, y los diarios personales de nueve misioneros. Paralelo a esto se sabe de registros fotográficos que corroboran la presencia misionera en un cincuenta por ciento de lo que fue una comunidad tradicional entre la cordillera oriental y los llanos orientales colombianos.
El compadre, 2009, no publicado
GALtó

lunes, 18 de mayo de 2009

PRIMERA CARTA A C. C.

Y ahora si que estas lejos. No lo lamentes porqué igual me tienes cuando escribo sonetos de subterráneo vacío imaginándote volver a casa bajando esas callecitas llenas de gente y pulseritas de colores. Espero que aun vistas de púrpura, violeta y fucsia, no quisiera volver y no encontrarme con nuestros atardeceres sonrojados, siempre jugados al destino. Pero acá tengo nostalgia y no los sinsabores de semanas blancas de agendas ocupadas. Nuevamente camino desprevenido sin el acoso del tiempo, paro en cada librería y saboreo esos cafés amargos que acompaño con panecillos dulces.

Hoy vi un libro azul y algo viejo, pero me sorprendio sus primeras frases. Me vi nuevamente besando tus labios delicados cuando me preguntabas porque tu y no alguien mas. Ya se que nuevamente malentiendo tantas palabras prestadas, pero quien no vuelve a su mas táctil menoría después de los versos de San Juan de la cruz. Pensarte alguna vez otra vez “amada”.
gAlTó

miércoles, 29 de abril de 2009

BrOcHaS

Ahora que he dejado de brincar cuando me da frio, no lo he hecho por que haya cesado el frio; mas bien me parece mas digno temblar naturalmente, asi temblar sea inicuo. No logro apartarme de la idea de la impiedad del mundo, pero he tomado la decisión mas cobarde. Saberme en un mundo criminal desde la decisión menos indigna, siempre convencido de una heroicidad perfecta. Es eso o declararme apasionadamente un salvador de la humanidad retirándole la gracia de mi compañía y de la de muchos otros. Pero en ejercicio de mi libertad me controlan los estigmas de una clase media que se sacia dentro del ejercicio consiente del voto, esperanzado en una justa representación de mis anhelos de utopía. Hasta donde llega la ingenuidad de un espíritu que confía sus utopías en la identificación con los anhelos de otro que siempre es el mismo a fuerza de democracia.

...

gAlTó

domingo, 19 de abril de 2009

REDACCION

Otra vez siento la gran velocidad que el pensar a decidido llevar por falta de estimulación. Me exige que acelere mi cuerpo y el no responde. El cae lento y hace que todo lo demás sea demasiado lento. Tanta velocidad me extraña, pero lo único que anda tan rápido como la idea son los borradores que puedo usar frente a los diccionarios que no me sacio de inventar. Cadenas y cadenas que no atan nada, que se sostienen por espacios infinitos de vació entrecomillado, puntuado y desafinado por carencia de acento. Tanto mas y tanto mas es mi suerte de corredor a medida que doy rienda suelta a retumbante alfabeto. Que delirante puede ser cada estado de infinitos puntos que igual nunca se abrazan. No es un caminar, pero lo quiere ser si lo pienso en curva. Podría parecerse más a brincar la cuerda a fin de perder en el juego de seguir la canción que cambia de tiempos y erra en sus conjugaciones. Pero se encamina más a caer cuanto más tropiezo, otro tropiezo de ortografía insospechada y mal digitado. Punto.
GALTó

viernes, 3 de abril de 2009

GaLiMaTíAs


Un libro abierto quedo muerto y su corteza dura sueña inmóvil. Como ríos de letras corrió un cuento. Desgranándose lento, lento. Sin ninguna prisa por huir del papel, dijeron las letras soñar con páginas en blanco y las hojas querer volver a tener letras.

Quiso el cuento ya no estar muerto. Quiso el libro un aliento, que no fuese del viento. Una caricia de tacto puro, no rasguños fríos de vaso sucio

Si sabe a mar no es de dulce. Si no da sombra ya es noche. No crece de la tierra. No cae como gravedad


GALTó

jueves, 2 de abril de 2009

ARQUIMEDES


Doce, sesenta,
plenilunio, enflautado,
cuarenta y cinco, acalorado.
treinta y nueve, diez y seis,
subterraneo, colerico,
gordo, de traje,
be, se,
transbordo, con guitarra,
ache, vienti ocho, mixto,
heterosexual, sudando,
solitario,
entre miles
pero uno

GALTó